Resultados:
 

Blog


 
   Publicado el 05/08/2017  |  DIGESTIVOS Y DEPURATIVOS NATURALES
 
Mejora el bienestar de la flora intestinal
 
¿PROBIOTICOS POR QUÉ Y PARA QUÉ? Con la llegada del buen tiempo y la subida de la temperatura, también llegan las temidas enfermedades intestinales que pueden arruinarnos las vacaciones. Los cambios de hábitos alimenticios y las altas temperaturas son algunas de las razones que favorecen la aparición de estas patologías, muy habituales en la época estival. A continuación os quiero hablar de cómo prevenirlas y de cómo curarlas antes, si tenéis la mala suerte de padecerlas.
 

Infecciones intestinales

Es habitual que durante el verano, debido al calor, cambiemos la forma de comer y los alimentos que ingerimos. Sin embargo, estos descuidos pueden jugarnos una mala pasada ya que nos pueden provocar una afección intestinal. Comemos más alimentos crudos y alimentos menos cocinados o que no está totalmente terminado su proceso de cocción. Esto hace que se genere un caldo de cultivo apropiado para que proliferen determinados microorganismos como salmonella, escherichia coli, rotavirus o shigella entre otros.

Por otro lado, y debido también a las altas temperaturas, los alimentos tienen menos duración, se ponen malos antes de tiempo o estamos en lugares en los que la refrigeración no es posible, por ejemplo, en campings.

Es en estos casos, dónde la higiene juega un papel muy importante, lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño o antes de manipular cualquier alimento, sobre todo cuando hay niños en casa, ya que son los más vulnerables al contagio.

Los síntomas de estas infecciones intestinales son dolor abdominal, diarrea, vómitos y en ocasiones fiebre y su período de incubación es de 48 a 72 horas.

 

¿Por qué tomar probióticos?

Este tipo de infecciones lo que provocan en nuestro estómago es un desequilibrio de la flora bacteriana, de manera que hay muchas bacterias malas y pocas buenas. Por eso cada vez más los médicos utilizan la terapia probiótica para restablecer la flora y mejorar los síntomas.

Billones de bacterias buenas y malas conviven en nuestro tracto digestivo y colon, E. Coli sería una de las malas y Lactobacillus y Bifidobacterias serían las buenas, cuando hay un desfase entre ellas y hay más malas que buenas se produce la afección intestinal. Esta alteración entre bacterias no sólo es provocada por una enfermedad intestinal, también el consumo de antibióticos puede alterar la flora, ya que estos fármacos no diferencian entre bacterias beneficiosas o perjudiciales. Los probióticos ayudan a restablecer el equilibrio de las bacterias saludables del organismo.

Los organismos más habitualmente utilizados como probióticos son especies de Lactobacillus, Bifidobacterium, Streptococcus thermophilus y Saccharomyces boulardii.

El papel de los probióticos en la buena salud, es relativamente nuevo, es en 1990 cuando se empieza a investigar sobre el tema, y es por eso por lo que hoy en día hay muchos productos con probióticos, siendo un gran ejemplo de esto, el yogur.

 

¿Para qué más sirven los probióticos?

Los probióticos no sólo debemos tomarlos cuando estemos afectados por una enfermedad intestinal; a continuación os cuento qué papel juegan en nuestro organismo:

  1. Inhiben el crecimiento de patógenos potenciales.
  2.  Restablecen la microbiota durante una terapia con antibióticos.
  3. Poseen un efecto gastroprotector.
  4.  Favorecen niveles de colesterol más bajos.
  5. Producen vitaminas, en concreto el grupo B y ácido fólico.
  6. Estimulan el sistema inmunológico.
  7. Ayudan a mejorar la gingivitis.
  8. Ayudan a mejorar la vaginitis bacteriana.

Es muy importante destacar que los probióticos no reemplazan a la flora intestinal,  tienen un papel más importante, estimulan la flora existente.

Hay que decir que aquellas personas que tengan alguna enfermedad intestinal (colitis ulcerosa, colon irritable, Crohn….) los efectos con la toma de probióticos son excelentes, en una persona sana no tiene tanta repercusión pero su uso favorece su correcto funcionamiento y proteger al colon de posibles enfermedades.

Probióticos naturales

Están presentes en la alimentación que tomamos todos los días aunque a veces no lo sabemos.

De forma natural los probióticos están presentes en los lácteos fermentados, como yogures, leche y queso, en vegetales fermentados, aceitunas, soja, chucrut, cereales y en productos cárnicos y pescados fermentados.

Hay cepas, como L. reuteri, que son mejor tomarlas a través de un suplemento, ya que en la alimentación, por ejemplo, en el yogur, se encuentran en muy poca cantidad.

¿Qué diferencia hay entre probióticos y prebióticos?

Ya hemos hablado mucho de los probióticos y ha quedado claro que son microorganismos que benefician el  funcionamiento del organismo.

Los prebióticos son como los complementos energéticos que nutren a los probióticos. Los prebióticos se encargan de potenciar a los probióticos, ¡son inseparables!

 

¿Qué significa simbiótico?

Un simbiótico es aquel producto que incorpora de forma conjunta probióticos y prebióticos, el mejor ejemplo de simbiótico es la leche materna.


Espero que os haya servido de ayuda todo lo que os he contado sobre los probióticos. Mi consejo es tomar dos veces al año algún complemento alimenticio a base de probióticos, porque recordad: “Es mejor prevenir que curar”.

A continuación os mostramos algunos de los probióticos-simbióticos que tenemos en nuestros centros y que os pueden interesar:

 

 

                                                                                   

 
Ver todos los post
  • Opiniones (0)
 
 
DEJANOS TU OPINIÓN


Clientes registrados
 

Si tienes una cuenta con nosotros, por favor conéctate.



* Campos obligatorios

Recordar contraseña
 
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros. Si continúas navegando, aceptas su uso. Para más información consulta nuestra política de cookies